Vamos a ver, uno a uno, los pilares fundamentales sobre los que construimos  nuestra autoestima.

Ya desde pequeños empezamos a valorarnos en diferentes aspectos de nuestra vida tanto a nivel personal, social y emocional.

Dichas valoraciones van formando la percepción que tenemos de nosotros mismos.

La suma de un conjunto de juicios acerca  de nosotros mismos conforman nuestra autoestima.

La autoestima nos afecta en todas las áreas de la vida.

El cómo nos percibimos influye en nuestra actitud y comunicación con los demás, afecta en consecuencia a cómo nos comportamos en diferentes contextos: en el amor, en el trabajo, con la familia, etc.  Nuestra autoestima va cambiando a lo largo de toda nuestra vida. 

“Un pájaro posado en un árbol nunca tiene miedo de que la rama se rompa, porque su confianza no está en la rama, sino en sus propias alas”

Los pilares fundamentales sobre los que construimos  nuestra autoestima son:

  • Auto-CONCEPTO: 

Cómo nos percibimos forma un concepto mental de quien y como somos. Todos tenemos una imagen mental de nosotros mismos, es decir, una percepción y una idea de cómo somos tanto física como psicológicamente.

Esta idea de nosotros mismos puede coincidir con la idea que los demás tienen de nosotros o no, incluso esta idea puede coincidir con la realidad o no.

Cuando más realista sea el autoconcepto, más adecuada será nuestra interacción con el ambiente que nos rodea, más nos aceptaremos a nosotros mismos, mayor será nuestra capacidad de crecimiento personal y más sólida será nuestra autoestima.

Las “etiquetas” que nos ponemos forman nuestro auto-concepto¿Qué pienso de mí mismo?

  • Auto-IMAGEN FÍSICA:

Nuestra opinión sobre nuestra propia imagen  hoy en día influye muchisimo en nuestra valoración , pero nuestro físico no es  sólo lo que se refleja en el espejo, va mucho más allá, ya que el cuerpo no es algo que poseemos, es lo que somos. La forma en que lo miramos, lo juzgamos y lo atendemos es una declaración de intenciones hacia nuestro propio ser. Por ello, para mejorar la relación con nuestro cuerpo debemos aprender a valorarlo. Para identificar si realmente nos relacionamos de una forma saludable con nuestro cuerpo, hemos de pensar en cómo nos hablamoss normalmente. ¿Criticamos nuestra apariencia? ¿Rechazamos algunas partes de él? ¿Le reprochamos que duela?¿lo cuidamos?¿vamos al médico?¿nos ponemos cremitas?

  • Auto-ACEPTACIÓN: 

La autoaceptación está muy relacionada con lo anterior: es el resultado de procesar nuestra autoevaluación y aceptarnos con nuestras virtudes y defectos, reconocer y admitir nuestro pasado y presente, lo que somos, nuestras capacidades,l imitaciones, contradicciones, virtudes, fallos, logros.

¿Acepto mis errores, mi pasado, mis limitaciones?

  • Auto-RESPETO:

Tal como el nombre indica es respetarnos a nosotros mismos. Considerarnos dignos y valiosos como individuos únicos y actuar en consecuencia. Tratarnos bien, buscando nuestro bienestar, siendo educados y procurando siempre no dañarnos a nosotros mismos.

¿Hasta qué punto me trato educadamente y con respeto? ¿Me hablo con afecto? ¿Me cuido?

  • Auto-CONFIANZA:

La autoconfianza implica creer en nosotros, sentirnos seguros, percibirnos como fiables, y coherentes. Confiar en nuestras capacidades y fortalezas de cara a enfrentarnos a la vida. 

¿Hasta qué punto confío en mí mismo/a? ¿Me considero confiable? ¿Creo que actúo de acuerdo con mis convicciones? Si me comprometo con algo, ¿cumpliré?

Si necesitas trabajar en tu autoestima, puedo ayudarte, no dudes en contactar conmigo. 

Apúntate a la Newsletter

Y recibirás de regalo el ebook "Los sabotajes de la ansiedad. 4 errores comunes que debes evitar"

Gracias por subscribirte!

Esta web utiliza cookies para mejorar tu experiencia de navegación    Más información
Privacidad