A menudo llegan a mi  consulta personas que se sienten tristes, desmotivadas, apáticas… Ellos/as mismos se auto diagnostican con una BAJA AUTOESTIMA y desearían sentirse bien.
Pero, en realidad, ¿qué es la AUTOESTIMA?

Para mí la mejor definición de autoestima es la que nos da el sentido etimológico de la palabra: AUTO que viene del griego “autos” = por sí mismo + ESTIMA que procede del latín    “aestimarse”=evaluar, tasar ,valorar.Por lo tanto: para mí, la AUTOESTIMA es la manera de valorarnos, evaluarnos, tasarnos a nosotros mismos.

Creo que la AUTOESTIMA es una dificultad, que, si no se trabaja correctamente, se convierte en un problema. Nunca ha venido nadie y me ha comentado que tenía la AUTOESTIMA ALTA y  que eso le generara mal estar.
La AUTOESTIMA, está directamente relacionada con nuestras creencias, y cuando la tenemos baja, esta directamente relacionada con las creencias limitantes. No hemos de olvidar que todos tenemos creencias limitantes, pero también tenemos creencias potenciadoras.
Para ilustrar que son las creencias limitantes y como nacen me gusta explicar este cuento hindú:

elefante

 “Cuando era pequeña fui al circo y vi un gigantesco elefante atado a una pequeña estaca con una cuerda. El elefante estaba sentado, quieto. Me pregunté por qué el elefante era tan obediente y no tiraba de la cuerda para liberarse de la pequeña estaca. Con su enorme fuerza, habría sido tremendamente fácil.

 Entonces me contaron esta historia: ataron el elefante a la estaca cuando era muy pequeño, de apenas unos meses de edad. Como era de esperar, al pequeño elefante eso no le gustó y trató de escapar, pero, por más que lo intentaba, no podía: la cuerda y la estaca eran muy resistentes para él. La cuerda estaba muy bien atada y la estaca bien clavada y, por más que se esforzaba, no podía liberarse. Así que, un día, el elefante se rindió y decidió dejar de seguir intentando escapar. Y al crecer, seguía creyendo que no podía escapar de la cuerda y por eso se mantenía cautivo, a pesar de que podría escapar fácilmente.”

Desde bien pequeños, a lo largo de nuestra vida, cuando somos fácilmente influenciables, las ideas se graban automáticamente en nuestro subconsciente, sin cuestionarnos nada.

Si nosotros pensamos que no somos capaces, que no lo conseguiremos (estamos en negativo) ya nos predisponemos al fracaso (ya lo sabía yo, era imposible, estas cosas a mí no me pasan, ya me lo decían…) Pero si pensamos que es posible, y actuamos como si fuera posible, trabajando en positivo nos predisponemos a que sea posible, y seguro que los resultados serán diferentes.

No olvidemos las CRENCIAS POTENCIADORAS, estas creencias nos ayudan a cumplir, nuestras metas a superar nuestros miedos a salir de una mala situación. También están dentro de nuestro subconsciente y tampoco nos las cuestionamos. Por ejemplo:  si creemos que somos agradables, actuaremos como tal, nos mostraremos abiertos, sociables, disfrutaremos de la compañía de los demás.

Si pensamos que el camino es duro, difícil, pero con trabajo y perseverancia lo vamos a conseguir actuaremos como tal.

La profecía autocumplida , el “ ya lo sabía yo:” puede actuar en negativo o en positivo. No lo olvidemos.

¿Cómo podemos aumentar nuestra autoestima?

  • Reduciendo las creencias limitantes y aumentando las potenciadores.
  • Afrontando cada día pequeños retos.
  • Enfrentándonos a nuestros miedos
  • Desarrollando más todavía las creencias positivas

Apúntate a la Newsletter

Y recibirás de regalo el ebook "Los sabotajes de la ansiedad. 4 errores comunes que debes evitar"

Gracias por subscribirte!

Esta web utiliza cookies para mejorar tu experiencia de navegación    Más información
Privacidad